lunes, 10 de octubre de 2016



GESTIÓN DE LOS ESTADOS DE ÁNIMO





¿Qué son?
“El estado de ánimo es un estado psicológico, un conjunto de sensaciones auto percibidas que determinan nuestro bienestar psicológico, la eficacia de nuestros comportamientos y la calidad de nuestras relaciones interpersonales; sus causas son de naturaleza biopsicológica y fácilmente manejables por el propio individuo que lo percibe”.
Esto es lo que dice Antonio Andrés Pueyo en el prólogo que escribe en la obra de Robert E. Thayer “El origen de los estados de ánimo cotidianos”
Los estados de ánimo:
- No son misteriosos ni desconocidos
- Tienen una base bioquímica
- Tienen algo que ver con lo que nos sucede
- Provienen de estados generales de arousal corporal
- Son una sensación de fondo que persiste en el tiempo
- Normalmente apenas los percibimos, aunque a veces son intensos
- En general, son de menor intensidad que las emociones y de mayor duración que las mismas.
- No se relacionan con una causa concreta, identificable.
- Los inferimos en los demás a través de su conducta, la postura y de otros rasgos físicos: tono de voz, lentitud de respuestas, hundimiento de hombros,etc.
Aunque solemos tener la  impresión de que los estados de ánimo son aleatorios, que aparecen y desaparecen por causas que no somos capaces de explicar,  y que son fruto del  puro azar, lo cierto es que las investigaciones han llegado a la conclusión de que una serie de variables o factores que propician  unos u otros estados de ánimo. 

Esos factores  que están detrás de los estados de ánimo, nosotros los podemos controlar. 


Su importancia
           

Todos percibimos y nos damos cuenta de cómo se encuentran en el día a día las personas con las que convivimos y nos relacionamos. Todos somos conscientes que como ese "encontrarse" determina en mucha medida sus comportamientos y actuación y como esto influye en la convivencia y en las relaciones.
“Determinan nuestro bienestar psicológico, la eficacia de nuestros comportamientos y la calidad de nuestras relaciones interpersonales", nos dice Antonio Andrés Pueyo. 
El BIS: Bienestar Individual Subjetivo, lo que popularmente llamamos felicidad, tiene mucho que ver con nuestros Estados de ánimo.


Cuando generamos un estado de ánimo positivo, este potencia nuestra actuación haciéndonos mucho más eficaces; y viceversa, nuestra actuación no es eficaz cuando generamos o nos generan estados de ánimo negativos, los cuales debilitan nuestros comportamientos. 

En general, nuestra vida no tiene tanto que ver con lo que nos pasa como con como respondemos a lo que nos pasa. La forma en que respondemos está directamente relacionada con nuestro estado de ánimo.


Una regla práctica derivada de lo anterior es la siguiente: Actúa sobre los sentimientos para cambiar los comportamientos.


¿Cómo actuar en el Sentimiento? Ver: La cadena PSA como fuente de nuestros recursos. 





BIBLIOGRAFIA



THAYER, Robert E., El origen de los estados de ánimo cotidianos, Paidós, Barcelona, 1998








No hay comentarios:

Publicar un comentario