viernes, 3 de noviembre de 2017

LA FRAGILIDAD DEL TRABAJO 3

LA FRAGILIDAD DEL TRABAJO  3


EL AHORA: 

De lo general a lo concreto.

         QUE MÁS  PODEMOS HACER,
                                     para que  lo que puede  acabar pasando, no pase.
   “Ser es hacer”

SITUARSE EN EL CONTEXTO


En La Fragilidad del Trabajo 1,  hemos pasado por los  tres tiempos: El Antes, El Ahora y El Mañana. Por el pasado, sin el cual no se puede entender el presente; por el presente, sin el cual no se puede construir el futuro; por el futuro, que da sentido a los otros dos y motivación (energía) al presente. 

En La Fragilidad del Trabajo 2, tratamos de enfocar el QUÉ PODEMOS HACER, desde un punto de vista amplio y general. Si has leído el post,  con atención concentrada, habrás sacado 5 o 6 ideas clave.



Hoy, en La Fragilidad del Trabajo 3, vamos ya a concretar  QUE MÁS PODEMOS HACER.
Estamos tratando de qué hacer, ahora,   para construir un mañana determinado, es decir, estamos reconociendo de forma explícita, que todos podemos hacer algo, unos más, otros menos, pero todos algo, en la construcción de un futuro deseado.





PLANIFICANDO  EL FUTURO
“La mirada en el cielo y los pies en la tierra”


Para ganar en concreción me voy a referir a cada persona, de una en una. Aquí no valen las generalidades ya que cada uno somos únicos. Me dirijo, pues, a ti individualmente, como persona única e irrepetible.
  
Planificar el futuro requiere, en primer lugar, aplicar uno de los tres principios que están detrás de toda “vida lograda” (diferente de lo que comúnmente llamamos éxito): La Auto conciencia: la capacidad de “darse cuenta” [1]. Para facilitar el incremento de esta Auto conciencia,  aportamos la herramienta de la Figura 1.

 Cada uno debe tener en cuenta  los tres futuros que los humanos tenemos: futuro probable  o muy probable,  futuro menos probable pero posible y, finalmente, futuro imposible. Tú, debes de tener en cuenta los tuyos, diferente de todos los demás, en función de variables tales como las tres edades, salud, aptitudes, expectativas,  etc.

No te olvides que la gran coalición está formada por el pensamiento crítico más  el optimismo funcional, distinto del optimismo de pandereta, tan en boga, que sostiene que todo es posible. Un optimismo funcional diferencia claramente entre riesgo e incertidumbre. El riesgo puede  medirse a través  de las opciones disponibles y de las probabilidades que tienen cada una de las opciones. La incertidumbre no es medible, es todo azar.  




En donde te encuentres ahora mismo,  en función de cual haya sido tu  trayectoria,  y el cómo te sientas, es fruto de las decisiones que has tomado o dejado de tomar en el pasado y, sobre todo, de los hábitos que hayas ido creando a lo largo de tu vida. El pasado que viviste creó en ti unos hábitos determinados que marcan una predisposición a actuar de una manera determinada la cual, a su vez, determina la dirección que tomas.

Los hábitos se pueden crear y, en consecuencia, se pueden eliminar. En otra ocasión desarrollaremos un modelo empírico que he trabajado y practicado largos años.

De momento clarifica tu situación actual con respecto a tus tres futuros.


TUS FUTUROS:


¿Tienes una idea, más a menos elaborada,  de  los acontecimientos que puedes ubicar en cada uno de los tres futuros?

¿Puede que algo que tengas en el futuro imposible, podrías ubicarlo en el futuro menos probable pero posible?

¿Tal vez tienes algo en el futuro muy probable que, si fueras realista,  deberías ubicarlo en el futuro imposible? 

 
A medida que vamos cumpliendo años, edad cronológica, se va incrementando la lista de cosas que pertenecen al  “futuro imposible”. Por eso hay que empezar cuanto antes a meterlas en el apartado de “Futuro posible”.

El optimismo funcional, parte del principio  de que el futuro, en buena parte  se puede crear, no solamente deseándolo, (como sostiene el optimismo de pandereta), sino poniéndose a trabajar para crear el futuro que tú deseas. Nos aporta la herramienta de la Figura 3.

Consiste,  en primer lugar,  mirar hacia atrás y, en segundo lugar, mirar hacia adelante.
Mirando hacia atrás: Sitúate (imaginación) en una edad de 80 años. Mira hacia atrás y responde a las preguntas que aparecen en la figura.
Seguidamente, sitúate en el presente, en el ahora,  mira hacia adelante y márcate el plan de acción correspondiente.


Haz lo que quieras hacer, antes de que se convierta en lo que te gustaría hacer pero ya no puedes hacerlo.
Siempre he tenido mucho interés en las opiniones de personas muy mayores que están en el final de su vida. Conservo toda una colección de páginas de periódico (aún no teníamos internet), de entrevistas realizadas por diversos periodistas a este tipo de personas.  Hablan sin los condicionamientos que tenemos los demás, con sinceridad,  y hablan desde la sabiduría que han acumulado a lo largo de su ciclo vital. Entre otras muchas cosas he descubierto que no suelen arrepentirse de lo que hicieron, pero si suelen arrepentirse de lo que no hicieron.

¿Tal vez echas de menos no haber puesto más en juego tus recursos personales y haberte arriesgado más?

CREANDO   EL FUTURO probable o muy probable.
Decíamos, anteriormente, que sin el pasado, no se puede entender el presente; sin el presente, no se puede construir el futuro; sin el futuro, no encontramos  sentido ni al pasado ni motivación (energía) en el  presente.  Lo que hacemos en el presente determina el futuro. Acciones que hoy llevamos a cabo tienen consecuencias en el futuro. Acciones que hoy  no llevamos a cabo, determinan un futuro diferente. Si algo me gusta”, pero “no me conviene”, posponerlo y llevar a cabo algo que “me conviene” me permite alcanzar un objetivo o meta determinado. Ver, para mejor entenderlo y aplicarlo,  en este mismo blog, la entrada “Decálogo de  AUTOGESTIÓN: Tú conduces tu vida, tú DECIDES”.
Si bien es cierto que creamos el futuro con lo que hacemos o dejamos de hacer en el presente, también lo es,  que el futuro crea el presente. La idea que tú tengas de cómo será tu futuro, te ayuda y motiva a llevar un presente determinado. Durante mucho tiempo, en selección de personal,  se consideró que el mejor predictor de la trayectoria laboral de una persona que se contrataba, era el cómo se imaginaba su futuro laboral. Por ello se exploraba tanto en la entrevista de selección sobre ello.

También es cierto que  tener en cuenta el pasado, conocer la historia, nos ayuda también a la construcción de un presente determinado y, en consecuencia, a un futuro concreto. Saber aquello que funcionó y trajo buenas consecuencias y aquello que se hizo y lo que ocasionó  fue el  desastre y desolación, es el primer paso para tomar conciencia de nuestro presente y de los comportamientos y conductas más adecuados. Las mayores ventajas de conocer el pasado no se sacan repitiéndolo, sino liberándonos del mismo, es decir, ser conscientes de que tu yo actual, tus pensamientos, miedos, deseos, expectativas,  etc.,  fueron modelados por la historia, lo que te impide, en muchos casos,  desprenderte de los mismos e imaginar futuros posibles que  hoy das por imposibles. En un modelo de cambio que veremos más adelante, en otro post, nos daremos cuenta de lo importante que es empezar dicho cambio por cambiar nuestra propia percepción y nuestra forma de pensar, antes de seguir avanzando en el mismo.

En definitiva, se trata de saber sacar ventaja de esa facultad que tiene  Homo sapiens,  que te permite ponerte en el pasado a través de tu memoria, en el presente a través de tu percepción  y en el futuro a través de tu imaginación. Las dos primeras, memoria y percepción las compartimos con otros animales. La tercera, imaginación, por lo que sabemos al día de hoy, parece ser exclusiva de Homo sapiens.

Una de las múltiples preguntas de se hace Yuval Noah Harari, profesor de la Universidad Hebrea de Jerusalén, es la siguiente: 
"¿Qué le ocurrirá al mercado laboral cuando la inteligencia artificial consiga mejores resultados que los humanos en la mayoría de las tareas cognitivas?" [2]

Los algoritmos informáticos  que creará la inteligencia artificial, sin duda ya nos superan hoy en algunas tareas cognitivas. Nos superarán mañana (un mañana próximo),  en la mayoría de ellas, pero, ¿llegarán algún día a tener imaginación?

Los humanos nos movemos en tres realidades: la realidad objetiva, la realidad subjetiva, y la realidad intersubjetiva. En la primera de ella, la objetiva, la inteligencia artificial nos dará lecciones, pero, ¿y en las otras dos? ¿Llegarán a tener conciencia plena de sí mismos  y, en consecuencia,  realidad subjetiva construida por uno mismo de forma individual a través de sus propias percepciones? ¿Llegarán a comunicarse y  compartir entre ellos su propia realidad subjetiva y a generar creencias y sentimientos colectivos ante determinadas cuestiones que son las que construyen la realidad intersubjetiva? Por ejemplo, ¿llegarán a sentir lo que sentimos los humanos ante el símbolo de una bandera? ¿Llegarán a entender que un papel, sin ningún valor objetivo, que pone  50 euros  permite satisfacer toda una seria de necesidades por que los humanos creemos en ello?

Byung-Chul Han, a partir de “El tiempo recobrado” de Proust, nos dice:
“Solo las relaciones de afinidad, amistad o familia hacen que las cosas sean verdaderas. La verdad es lo opuesto de la mera sensación fortuita. Implica un vínculo, una relación y una proximidad. Solo las relaciones intensivas hacen que las cosas sean reales” [3]

Este tipo de preguntas no nos las podríamos hacer los humanos si no tuviéramos imaginación, realidad subjetiva y realidad intersubjetiva. ¿La llegarán a tener los algoritmos futuros? ¿La perderemos los humanos para adaptarse al mundo creado por la inteligencia artificial?

Adaptarse o adaptarlo, he ahí la cuestión. Adaptarse al mundo, la vida las situaciones  o adaptar el mundo, la vida, las situaciones a nosotros.


¿Cómo te imaginas  tu futuro?


Para incrementar tu conciencia, tu “darte cuenta” te aporto la  Herramienta   de la Figura 4.
“En los momentos de crisis, solo la imaginación es más importante que el conocimiento”.
-Albert Einstein-





Referencias Bibliográficas

[1] Video: Decálogo de Autogestión. Cardar para progresar
[2] Noah Harari Yuval.: Homo Deus. Breve historia del mañana. Peguin Random House Grupo Editorial, S.A.U. Barcelona, 2016. p. 299 
 [3],  Byung-Chul Han.: El aroma del tiempo. Pensamiento Herder Editorial, S.L., Barcelona 2015. p. 74










































No hay comentarios:

Publicar un comentario